Inicio / PROGRAMA ELECTORAL DE COALICIÓN AUTORAL

PROGRAMA ELECTORAL DE COALICIÓN AUTORAL

Coalición Autoral

 PROGRAMA ELECTORAL

Tú decides, vota por tí

logo

 

Puedes descargarte nuestro programa completo pulsando aquí.

Coalición Autoral, CoA, somos una Asociación de autores que abarca todas las facetas creativas -compositores, escritores, letristas, guionistas, argumentistas, coreógrafos, autores dramáticos, directores, realizadores-, y queremos que la SGAE recupere su función principal -gestión y defensa de los derechos de autor-, haciéndolo con criterios de transparencia y eficacia.

Luchamos por la urgente y necesaria regeneración de la SGAE, basada en las siguientes medidas:

  1. Aprobar unas normas de transparencia, incompatibilidades y buenas prácticas para todos los miembros de la Junta Directiva, Consejo de Dirección y cualquier otra comisión o grupo de trabajo.
  2. Facilitar el derecho a voto a un mayor número de socios.
  3. Reducir, al menos, el 50% de las dietas u otro tipo de remuneración por parte de los consejeros o integrantes de comisiones, grupos detrabajo, etc.
  4. Limitar a dos legislaturas los cargos en los órganos de gobierno deSGAE.
  5. Sancionar a aquellos socios que lleven a cabo prácticas fraudulentas,como registros falsos, duplicidades, etc.
  6. Extinguir cualquier práctica de abuso.
  7. Establecer un reparto acorde con la repercusión de las obras.
  8. Elaborar unas normas claras, justas y accesibles para la solicitud deanticipos.
  9. Facilitar el desglose detallado en las liquidaciones de las obras por lasque se han generado derechos, explicitando dónde y cuándo se haproducido el evento por el que se cobra.
  10. Implantar sistemas de identificación para radios, discotecas, hostelería…

Los socios de SGAE, ante la grave situación que atravesamos, nos vemos obligados a regenerar nuestra entidad y convertirla en una sociedad transparente, eficaz y que genere ilusión. Esta es la labor a que se compromete CoA.

Nuestro programa trata de solucionar los dos grandes problemas que aquejan a la SGAE:

1.- La difícil situación económica a que nos han conducido decisiones como el reparto extraordinario de diciembre de 2013, contra la voluntad de la Asamblea General, órgano supremo cuyas decisiones son de obligado cumplimiento, o la negativa a vender los teatros de la Gran Vía madrileña en unas condiciones difíciles de mejorar. Estas medidas han hecho que en estos momentos carezcamos de fondos para cubrir cualquier eventualidad.

2.- Eliminar las arbitrariedades en el reparto de derechos recaudados de manera que resulte equitativo entre los titulares de las obras utilizadas, y aplicando un sistema donde dicho reparto se efectúe de manera proporcional a la utilización y repercusión de las obras.

Entendemos que para solucionar estos problemas no basta con sustituir unos nombres por otros en el seno de la Junta Directiva, sino que es indispensable una reforma en el sistema de funcionamiento de los órganos de gobierno de SGAE y en el sistema de representación de los socios.

Os presentamos nuestro programa electoral. Un programa realizable, preciso y claro, con el que se comprometen nuestros candidatos para que, al término de la legislatura, nos examinéis a partir de nuestros compromisos.

PROGRAMA ELECTORAL DE COALICIÓN AUTORAL

 

Sobre el funcionamiento interno

1. Modificación de Estatutos y Reglamento.

Los principales cambios afectan a la representación del socio en la entidad, al sistema electoral, al organigrama y al funcionamiento de los órganos gestores, eliminando ambigüedades y contradicciones.
La modificación de Estatutos se llevará a la Asamblea General para su aprobación.

Sobre el derecho a voto de los socios: Artículo 21º, Anexos A y B.

El objetivo de la modificación es abrir el abanico de los que pueden votar, primando a los autores profesionales en activo, a los nuevos autores y a los profesionales de larga trayectoria que generan repertorio, por encima de los simples administradores o cesionarios de derechos y de los éxitos puntuales, eliminando el voto temporal y comprimiendo y unificando los baremos para obtener los votos permanentes.

Cada autor perteneciente a los colegios de Pequeño derecho, Gran Derecho o Audiovisual obtendrá un voto permanente por cada tres mil euros de recaudación bruta histórica, hasta un máximo de veinte votos. El primer voto se obtendrá al alcanzar la cifra de quinientos euros.

Sobre el derecho a ser candidato: Artículos 22º y 49º.

El objetivo es abrir el abanico de los que pueden presentarse a candidato para conseguir un mejor pluralismo y representación.

Podrá ser candidato cualquier socio con al menos un voto permanente.

Sobre las listas electorales: Artículos 46º, 56º, 58º, Anexo C (nuevo).

El objetivo de las modificaciones es evitar la confusión de los artículos ambiguos y facilitar unas mayores democracia y transpa- rencia.

Se elimina la separación entre compositor y letrista en Pequeño Derecho.

El sistema de listas y candidaturas es mixto, similar a las del Senado. El orden de las candidaturas en las papeletas será por sorteo.
Cada candidatura indicará el orden en que figuren sus candidatos en las papeletas.

El voto por correo será certificado.

Sobre el escrutinio electoral: Artículos 59º, 60º, 61º (y eliminación del Anexo C).

Se pretende ahondar en el proceso de renovación democrática y mejorar las transparencia de los mecanismos electorales.

En cada Colegio resultarán elegidos los candidatos más votados (Desaparece la Ley D’Hont)

Cuando un miembro de la Junta cause baja, le sustituirá el siguiente más votado dentro de su lista. Si se tratase de un candidato independiente le sustituirá el candidato no electo más votado.

En caso de empate será elegido el candidato votado por un mayor número de socios.

Se harán públicos el número de votos obtenido por cada candidato y el número de socios que le hayan votado.

No hace falta conseguir un mínimo de votos para resultar elegido.

Sobre el nombramiento de los miembros de la Junta Directiva y del Consejo de Dirección: Artículos 60o, 64º, 65º, 66º, 67º y 68º.

El objetivo de la modificación es conseguir el adecuado equilibrio entre órganos de gobierno (Consejo) y órganos de control (Junta) en el seno del consejo de dirección.

La Junta pasará a estar integrada por cuarenta miembros, uno más que en la actualidad, al pasar la representación de compositores en el Colegio Audiovisual de uno a dos. También podrán asistir a las reuniones de la Junta, con voz y voto, un representante de cada Colegio Territorial.

El Consejo de Dirección estará formado por los siguientes miembros: El Presidente del Consejo, que será designado por el Presidente de la Junta. Los cuatro vicepresidentes elegidos por los distintos colegios electorales El resto de integrantes, hasta un máximo de diez, los designará El Presidente del Consejo.

Sobre el Presidente de la Sociedad: Artículos 69º, 70º y 71º.

El Presidente de la Junta Directiva lo será de la Sociedad.

Sobre la retribución de cargos electos: Disposición transitoria.

Se persigue con ella terminar con las comisiones innecesarias.

Se podrá remunerar salarialmente a los miembros del Consejo que realicen trabajos específicos, eliminando las costosas dietas y sustituyendo las comisiones por consejerías.

Sobre los cargos directivos.

Modificación del organigrama. Creación de la figura del Jefe de Gabinete, que ejercerá de puente entre el Consejo de Dirección y la Dirección General, liberando a los cargos directivos de la comparecen- cia a múltiples reuniones que les impiden dedicar su jornada laboral a desempeñar las funciones para las que han sido contratados.

Se crea también el cargo de Subdirector General, con el fin de descentralizar y agilizar la gestión.
El Secretario de la Sociedad será un miembro de la Junta Directiva, designado por esta.

2. Modificación del “mecanismo de funcionamiento de los órganos de gobierno de SGAE” para hacer que esta sea “gobernable”. Sustituir comisiones y grupos de trabajo por Consejerías. Modificación del organigrama.

(Puede consultarse el organigrama en documento anexo)

3. Código de Transparencia y Buenas prácticas. Aprobar normas para todos los miembros de la Junta, Consejo o Comisiones, que eviten cualquier conflicto de intereses en el ejercicio de sus responsabilida- des. Declaración de los miembros del órgano de dirección sobre posibles conflictos de intereses. Limitar a un máximo de dos mandatos la ocupación de un cargo por parte de los miembros electos. Extinguir cualquier práctica de abuso.

4. Plan económico: Reducción de gastos de Administración que repercutirá en el porcentaje del descuento de administración que se aplica a cada reparto/socio. (Tope de 15% de la recaudación). Establecer un tope salarial para altos cargos. Reducción de un 50% de gastos en dietas y remuneraciones de los miembros de la Junta y el Consejo. Limitar los gastos salariales al 10% de los ingresos de la SGAE.

5. Centrar la actividad de Fundación SGAE en proyectos que beneficien al mayor número posible de creadores, eliminando “agravios comparativos”. Potenciar las ayudas asistenciales y apoyar la creación, promoción y difusión del repertorio SGAE.

6. Dotar a los Consejos Territoriales de los medios necesarios para que puedan desarrollar su labor y ser una herramienta de contacto con los socios sin depender de la estructura central.

Creación de un Consejo Territorial en las Islas Canarias, que se sume a los ya existentes.

Competencias:

Comunicación con los socios, agilización de tramites, promociones locales para lo que recibirán una asignación.
Cada Consejo Territorial decidirá el número de integrantes del mismo. Cada Consejo Territorial tendrá un representante en el Patronato de Fundación SGAE para la concesión de ayudas asistenciales.
Cada Consejo Territorial designará un miembro que pasará a formar parte de la Junta Directiva de SGAE con voz y voto, de forma que todos los socios, sea cual sea su zona, se puedan sentir representados en la Junta.

7. Internacional: devolver a SGAE la credibilidad perdida cara al resto de Entidades de Gestión generada por el asunto de La Rueda y sus distorsiones en el Reparto. Esto es fundamental para unos buenos acuerdos de reciprocidad. Es fundamental llegar a acuerdos con otras entidades de gestión, en especial europeas y americanas, para una gestión conjunta de los derechos “On line”.

Sobre identificación y reparto de derecho

8. Modificación del Sistema de Franjas Horarias, Tarifas y valoración de modalidades para un reparto de derechos acorde con la repercusión de las obras, según marca la Ley de Propiedad Intelectual. Un reparto acorde a la Ley puede tener una repercusión en el reparto de derechos que hará que en torno a unos 10.000 socios puedan “llegar a fin de mes”, a costa del pingüe negocio que ahora están haciendo con La Rueda, en torno a unos 60 Autores: 10.000 contra 60.

9. Modificar el sistema de Repartos Extraordinarios que en años atrás se le llamaba vulgarmente “aguinaldo”. Un porcentaje de esas cantidades debería utilizarse para disminuir los gastos de administración y la otra podría incrementar el reparto, teniendo en consideración el repertorio histórico de los autores.

10. Concesión de Anticipos. Elaborar unas normas justas relativas a la solicitud de anticipos. Las cantidades elevadas (más de 50.000€) se gestionarán como préstamo con entidades financieras con aval de los derechos de autor.

11. Estrategia On-Line. Es necesaria una reestructuración del reparto, ya que los autores ahora reciben sólo un 10% de los ingresos por la difusión de su obra en las plataformas de “streaming”. El Consejo Internacional de Creadores de Música (CIAM) y la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC) consideran que los titulares de derechos deberían recibir al menos el 80% de los beneficios de estos negocios (El beneficio medio es un 70%). La negociación debe ser firme para conseguir una remuneración justa para los creadores de música en la era digital.

Asimismo, ante la falta de transparencia de dichas plataformas es im- prescindible la realización de auditorias que certifiquen la autenticidad de las escuchas y descargas realizadas.

Respecto al reparto de derechos de autor, los servicios de streaming funcionan bajo un sistema de regalías: todo el dinero que ingresa va a un gran bote y es distribuido a los artistas en forma proporcional al número de reproducciones de su música.

En los portales de escucha por suscripción, una forma de que el streaming page regalías más justas sería que el dinero recaudado por cada suscriptor se reparta entre las reproducciones que este realiza. En este sistema más equitativo, el suscriptor está pagando por escuchar a ciertos autores entonces son estos autores y sólo estos autores los que deberían recibir dinero de esta persona.

12. Solucionar el problema de la “Recaudación” y el reparto para la música en directo. Facilitar la declaración de actuaciones dando la información adecuada. En la actualidad todas las actuaciones organizadas por las salas cuya precio de entrada es inferior a 12€ no perciben ningún porcentaje de la recaudación como derechos de autor, destinándose el dinero recaudado al reparto de reproducción mecánica en lugar de al reparto de variedades, con el perjuicio que eso supone para muchos autores.

13. Implantar sistemas de identificación para radios, discotecas, hostelería. Los actuales sistemas de sondeo no se ajustan a la realidad de las obras reproducidas.

14. Detallar las liquidaciones de derechos, especificando con detalle la procedencia de los mismos.

15. Peritaje del registro de Obras de dominio público y valoración en función del mismo. La adaptación o arreglo no debe tener el mismo valor que la creación autoral.

16. Sobre las Televisiones

Sobre el retorno de las Televisiones

El retorno de las televisiones es el dinero que estas reciben de la SGAE debido a los contratos editoriales que los autores se ven obligados a firmar, cediendo el 50% de sus derechos de autor a las editoriales de las cadenas, como condición para que su música sea emitida. Las televisiones recuperan así el 30% de la tarifa que abonan por el uso del repertorio SGAE. Esta práctica hace muy difícil que los autores que hayan firmado previamente contratos con otras editoriales puedan acceder a la emisión de su música en televisión.

En las negociaciones con las Televisiones la postura de SGAE debe ser firme. No se puede permitir un retorno a las cadenas del 30%, cuando en el resto de Europa no supera el 10%.
Para más inri, la Ley de Propiedad Intelectual establece que en los contratos de edición de obras musicales o dramático-musicales, el editor deberá confeccionar y distribuir ejemplares de la obra en cantidad suficiente para atender las necesidades normales de la explotación concedida. Las editoriales televisivas no cumplen la ley, ya que normalmente no publican en ningún tipo de soporte las obras en cuestión, por lo que muchos de estos contratos por los que perciben el 50% de los derechos del autor deberían ser declarados nulos.

Respecto a las cadenas públicas, hay que exponer directamente a la Administración y a los partidos políticos que el retorno no debe existir en las televisiones públicas.
RTVE se financia a través de subvenciones públicas e impuestos directos sobre los operadores privados de televisión y telefonía. En concreto su funcionamiento, desde enero del 2010, es financiado mediante una partida de los Presupuestos Generales del Estado, que cubre el 50% de los gastos, mientras que la otra mitad proviene de un impuesto extra del 0,9% a las compañías telefónicas, el 3% de los ingresos de las televisiones privadas abiertas y el 1,5% de las televisiones de pago. España es uno de los pocos países de la Unión Europea donde los ciudadanos no pagan un canon para subvencionar de manera parcial o total la radiotelevisión pública. En este contexto, no parece lógico que los autores nos veamos obligados a financiar con nuestros derechos de autor a RTVE, en lo que a todas luces es una extorsión para que nuestra música sea emitida.

Sobre la identificación de las obras emitidas

Las cadenas de televisión se benefician de un descuento en las cantidades que deben abonar a SGAE por facilitar el listado de las obras que emiten. Sin embargo en muchos casos la información es defectuosa. Un claro ejemplo es el de la publicidad donde se informa del producto anunciado, pero no del anuncio concreto. Si la identificación no es correcta y concisa, el descuento no debería aplicarse, ya que supone un sobrecoste para SGAE al tener que hacer la identificación a posteriori.

Sobre las emisoras de televisión locales o pequeñas cadenas.

El reglamento de SGAE considera que no es económicamente aconsejable que el dinero proveniente de aquellas cadenas que pagan menos de 150.000€ anuales se reparta entre las obras que estas emiten, así que el dinero recaudado por SGAE pasa a engrosar el reparto de las grandes cadenas, lo que supone un grave perjuicio a todos los autores cuyas obras son emitidas por las mismas. Debe facilitarse que los autores puedan declarar la emisión de sus obras en las mismas y cobrar los derechos correspondientes.

Sobre el reparto de derechos

La Ley de Propiedad Intelectual es clara al respecto. El Artículo 154 establece, en el punto 1 que: “El reparto de los derechos recaudados se efectuará equitativamente entre los titulares de las obras o prestaciones utilizadas, con arreglo a un sistema predeterminado en los estatutos que excluya la arbitrariedad”, y en el punto 2 indica que: “La participación de los titulares en el reparto de los derechos recaudados por la entidad de gestión será proporcional a la utilización de sus obras o prestaciones”.

El reparto de derechos tiene que ser acorde y proporcional a la repercusión de las obras. El baremo indiscutible para ello es el nivel de audiencia, ya que a mayor audiencia mayores son los ingresos por publicidad de las cadenas de televisión. A mayor audiencia, mayor debe ser la cantidad cobrada en concepto de derechos de autor.

Ahora bien, no basta con una modificación en la valoración de las franjas horarias, que puede realizarse de manera escalonada y no traumática, sino que hay que aplicar las medidas correctoras que sean necesarias y fijar, en el reglamento de SGAE, una valoración justa de las diferentes modalidades en que se catalogan las obras, adoptando reglas que tengan en cuenta interpretaciones, ejecuciones o transmisiones culturalmente relevantes, y otros aspectos objetivamente razonables como las primicias o la naturaleza de la obra

Sobre el asunto de “La Rueda”

En este sentido nuestra postura es clara: La SGAE ni puede ni debe permitir las malas prácticas de un reducido grupo de personas, que se enriquecen a costa del pago que las televisiones hacen por el uso del repertorio de los socios de SGAE.

SGAE no puede permanecer indiferente ante los indicios que, desde hace al menos 10 años, se vienen realizando una serie de acciones que, bajo la apariencia de utilización de la normativa que regula los “derechos de autor” constituyen, en realidad, graves irregularidades y comportamientos en fraude de ley y orientados a la obtención de beneficios indebidos.

Estos hechos absolutamente ilícitos y fraudulentos, son cometidos en el seno de la Sociedad General de Autores, por una serie de socios que, aprovechando la falta de rigor contenida en los Estatutos y en el Reglamento de SGAE, para el registro de obras nuevas o modificaciones de obras ya existentes, se han venido apropiando de unos derechos de autor, que no les correspondían y que puede superar la cifra de 20 millones de euros anuales.

La actual Junta Directiva ha hecho caso omiso a los avisos y comunicaciones que se le han hecho al respecto y, lo que es más grave, ha frenado deliberadamente la investigación interna iniciada al respecto, deteniendo el peritaje de obras fraudulentas y despidiendo a los trabajadores responsables de realizar los mismos.

Se ha ocultado el conocimiento de delitos como Plagio, Falsedad Documental o Estafa; y los miembros de la Junta y el Consejo pueden haber incurrrido, tanto al ocultar como al favorecer estos hechos, en delitos tipificados como Administración Desleal, Receptación o Encubrimiento. Todo esto lleva a pensar que existe una cierta connivencia entre los responsables del fraude y miembros de la Junta. SGAE tiene la obligación y el compromiso con sus socios de aclarar estos hechos y, en caso de confirmarse los mismos, ponerlo en conocimiento de la Justicia. El problema es que en estos hechos pueden estar implicados miembros de la actual Junta, y dificilmente, esto va a ser posible sin una regeneración de la misma.

Sobre la programación cultural y musical de las televisiones públicas

La Ley 17/2006 especifica que en el ejercicio de su función de servicio público, RTVE deberá, entre otras cosas, ofrecer acceso a los distintos géneros de programación y a los acontecimientos culturales dirigidos a todos los sectores de la audiencia. Debemos y podemos exigir una programación cultural amplia y representativa de la realidad cultural española, en todas sus facetas, donde se emitan las obras tanto de los autores históricos como de los noveles, donde se emitan tanto programas de música como de teatro, literatura, cine, danza, animación, etc. De hecho, no hace tanto que RTVE emitía una gran variedad de programas culturales, musicales y dramáticos de producción propia.

Respecto a las televisiones autonómicas, aunque se financian en parte por ingresos publicitarios, también reciben fondos del estado para poder cumplir con su misión de servicio público. Nuestra estructura constitucional y autonómica otorga a las comunidades una competencia casi exclusiva en materia de cultura. Esto les exige satisfacer las demandas de información, cultura, educación y entretenimiento de la sociedad. En definitiva es su responsabilidad difundir la identidad cultural de la Autonomía, garantizando el acceso a la misma; producir contenidos culturales distintivos de interés público y captar audiencia; contribuir a su función de servicio público a través de la conservación de la cultura territorial, promocionando así la Comunidad en el exterior. Es obligación de las televisiones autonómicas multiplicar el impacto de las inversiones culturales realizadas por las administraciones públicas y facilitar la obtención de recursos a los gestores culturales. Esto sólo es posible con una programación cultural atractiva para la audiencia.

Para facilitar esta función, debe haber una colaboración mutua entre SGAE y las Televisiones Públicas, haciendo factible la producción de programas culturales, musicales y dramáticos, que utilizen el repertorio de SGAE y que su emisión sea en horarios que faciliten el acceso de la audiencia a los mismos.

Propuestas alternativas

Además de los acuerdos que debemos cerrar con la Corporación Radiotelevisión Española, con la FORTA y demás cadenas públicas, es necesario buscar soluciones alternativas y crear nuevas herramientas que faciliten la difusión de las obras de los socios de SGAE.

En este sentidfo, proponemos poner en marcha una herramienta Web interna, gestionada por Fundación SGAE, enfocada a que exista un sistema de “beneficio de la explotación de obra en TVs” que abarque al mayor número posible de Socios SGAE y cuya filosofía sea un concepto “Market Place” virtual en el que los creadores sean los “Proveedores” (de contenido) y los “Clientes” sean los Media. Sería un sistema de enlace entre los creadores (proveedores de contenido) y los clientes interesados en nutrirse de estos contenidos (televisiones, radios, gestores culturales, promotores musicales, productoras…), para así generar negocio.

Esta herramienta-WEB será un contenedor en el que se encontraran las obras de la SGAE para ser consultadas y de una manera u otra, darlas valor con su uso en las Tv’s u otros medios generadores de derechos.

¿Cómo funcionaría esta herramienta?

Explicación para Creadores-Proveedores

Esta plataforma será un escaparte pensado para todos los socios SGAE sin excepción. Estará conceptuado como una oportunidad de puesta en valor de su obra dentro del marco de las nuevas tecnologías y de los nuevos modelos de usos y costumbres de la actual sociedad.

Como concepto de “Market Place”, ofrecerá la posibilidad de que las obras estén visibles a un potencial cliente que pudiera estar interesado en ella para diversos usos y de esta forma, poder obtener una rentabilidad por ello.

Esta herramienta hará de “presentador” entre las dos partes del negocio, no entrando nunca en el ámbito ni de la negociación ni de la economía. Para poder emplear esta herramienta será estrictamente necesario ser socio SGAE, ya que cuando uno se registre como Creador se deberá aportar el No de Socio SGAE.

Una vez registrado, el socio podrá subir sus obras a la Web de forma similar a como se hace en Youtube, con la salvedad de que habrá que cumplir una serie de requisitos técnicos rellenando un formulario que facilite a los clientes el acceso a obras con un perfil determinado, de manera que puedan utilizar la obra y así generar unos derechos gestionados por SGAE.

Explicación para Medios-Clientes

Esta plataforma será un escaparate-Market Place pensado para que cualquier Medio de comunicación o gestor de conciertos pueda entrar en contacto con cualquier generador de contenidos, siendo esta Web la ventana de acceso de contacto entre Creadores-Proveedores y Clientes- Usuarios.

Queremos que sea una herramienta que ofrezca un servicio moderno e integrado de captación de contenidos artísticos para su uso y explotación por parte de cualquier “Media” u otro generador de valor sobre dichas obras, -(TVs, Radios, Organizadores de Conciertos, Agencias, Producto- ras, Fundaciones, Marcas Comerciales, etc, etc)- de una manera cómoda y amigable.

La labor de la herramienta consistirá en hacer de “presentador” entre las dos partes del negocio, no entrando nunca en el ámbito ni de la negociación ni de lo económico.
Para poder emplear esta herramienta será estrictamente necesario que el “cliente” esté registrado como tal para evitar malos usos y abusos y preservar el buen funcionamiento de la herramienta, cosa que beneficiará a ambas partes.

La Web tendrá dos partes: una pública a la que podrá acceder todo el mundo al modo de Youtube, y otra privada a la que se accederá con “usuario y el pasword”.
En la parte “privada” habrá más información sobre las obras y sus autores y se encontrarán mecanismos de contacto entre los usuarios y otros de tipo contractual informatizados de modo que su uso sea ágil y económico para los “clientes”.

Si por ejemplo fueras TV o Radio y estuvieras interesado en emitir una obra a cambio de contraprestaciones Editoriales, el sistema te preemitirá contactar con el Autor y firmar el contrato de forma automática y digital. Si por ejemplo fueras organizador de conciertos y te gustaran las obras que encuentres en los videos de los autores, el sistema te preemitirá contactar con ellos para que puedas contratar sus servicios para directos.

Categorías profesionales

16. Colegio Audiovisual. Actualmente el reglamento de SGAE establece que el reparto de las cantidades atribuidas a las obras audiovisuales se llevará a cabo según lo pactado entre los autores y, en ausencia de pacto, se realizará asignando el 50% a la parte literaria, el 25% a la dirección o realización y el 25% a la música. Se percibe cierta tensión entre estos grupos de creadores y una posible solución sería que la música de audiovisual se cobre y se reparta con el resto de la música, siguiendo la línea de otros países como Francia o Italia.

Básicamente hay dos opciones: agrupar la gestión de toda la música en un solo licenciamiento y que guión y dirección formen un grupo separado. Esto llevaría a una separación de tarifas (y, por tanto, del reparto), agrupando la gestión de toda la música. La segunda opción es mantener el sistema actual donde la música de audiovisual convive con guión y dirección.

Dada la trascendencia del asunto es fundamental concretar el asunto de la separación de Bolsas y estudiar la permanencia de los músicos en el Colegio Audiovisual o su integración en Pequeño Derecho.

17. Colectivo de Coreógrafos. Incrementar de manera justa el porcentaje de derechos de autor (Actualmente es el 2%).

18.Colectivo Sinfónico. Promocionar y potenciar la creación y la interpretación de obras de autores españoles. Establecer acuerdos con orquestas, festivales y ciclos de titularidad pública o subvencionados con fondos públicos. Primar las giras que interpreten composiciones contemporáneas. Estudiar el modo de que los autores sinfónicos elijan a sus representantes dentro del Colegio de Pequeño Derecho. Terminar con el abuso del repertorio de obras de dominio público estableciendo distintas valoraciones para obras de creación (sinfónicas) y las revisio- nes (orquestaciones, arreglos, adaptaciones) de obras preexistentes siendo estas peritadas para evaluar la aportación autoral de cada caso.

19. Colectivo de escritores y autores teatrales. Promocionar y potenciar la representación de obras de autores contemporáneos españoles. Solucionar el problema de la recaudación y revisar los acuerdos de reciprocidad. Regulación de taquillas (mínimo garantizado al margen de taquilla, porcentaje del caché). Negociación colectiva con las Tv’s

20. Propuesta de un estatuto del editor. Ante la proliferación de falsos editores que no editan nada, ni sirven de ninguna forma al autor o a la difusión de su obra es urgente por el buen nombre del colectivo editorial que la SGAE revise qué socios de ese colegio no cumplen un mínimo de requisitos y qué hacer con ellos.

Negociaciones gubernamentales

21. Establecer una estrategia para mediar en la abolición del Artículo 71 de la LPI. La ley establece un plazo máximo de diez a quince años para los contratos de edición, excepto para las obras musicales, que son para toda la vida del autor y hasta setenta años después de su muerte. Esto supone una grave discriminación, además de eliminar otras garantías que sí tienen el resto de los autores (artículos 67, 68 y 69). Ante la inminente reforma de la LPI es necesario incluir en las negociaciones con el Gobierno y los diferentes partidos políticos la derogación de este Artículo.

Sobre el canon digital

Los autores tenemos que recibir una justa compensación económica por el uso y utilización de nuestras obras, pero esta no puede recaer sobre el ciudadano ni sobre las arcas públicas, sino sobre las empresas de telecomunicaciones y operadoras telefónicas que son las grandes beneficiadas de las nuevas vías de distribución.

22. Régimen laboral del autor. Negociar con Gobierno y partidos políticos la creación de un sistema laboral y fiscal adecuado a la vida laboral del autor, teniéndose en cuenta la irregularidad de los ingresos y la intermitencia de su actividad. Es necesario un Régimen Especial de Autores de la Seguridad Social y una reforma del sistema de cotización.

23. Constituir acuerdos con el resto de entidades para la defensa en común de los derechos de los autores.

Web. http://coalicionautoral.org/

Foro de debates: http://foro.coalicionautoral.org/

Facebook: https://www.facebook.com/pages/Coalici%C3%B3n-­‐ Autoral/476127032486306

Twitter.:  https://twitter.com/__CoA_

Contacto: coalicionautoral@gmail.com

 

PROGRAMA ELECTORAL CoA_PROGRAMA ELECTORAL CoA_2PROGRAMA ELECTORAL CoA_3logo

    CoA , Enero 2015.

Volver arriba