Inicio / ¿AGUINALDO? ASÍ NO, GRACIAS.

¿AGUINALDO? ASÍ NO, GRACIAS.

¿AGUINALDO? ASÍ NO, GRACIAS.

1.-Antecedentes

Durante años fue costumbre en SGAE realizar en diciembre un reparto extraordinario a cuenta del fondo que generaban las obras no identificadas. El popularmente conocido entre los socios como “Aguinaldo”. Esta costumbre dejo de realizarse y las cantidades destinadas a tal fin pasaron a ingresarse en las arcas de Fundación Autor (ahora Fundación SGAE), creando un fondo de recursos muy importante que acabó siendo utilizado para crear la Red Arteria, y lo que inicialmente iba a ser una red de teatros para todos los autores acabó convirtiéndose en un negocio inmobiliario con las consecuencias tan desastrosas que todos conocemos.

2.- Situación actual

Tras la decisión del Consejo de Dirección de no aplicar en el reparto de diciembre las tarifas acordadas en mayo, (tema que fue objeto de un análisis en nuestro informe nº1 “Conflicto Sgae por la rueda de las televisiones”), el malestar entre muchos socios era patente y los editores se plantearon impugnar ese acuerdo. Había que calmar a la fiera y que mejor manera que dándoles dinero.

El Consejo se reúne el 2 de octubre con la intención de recuperar el reparto extraordinario, atendiendo la propuesta realizada por el vicepresidente del Colegio de Pequeño Derecho, pero existían algunos problemas que no lo hacían posible. Por un lado, en la Asamblea celebrada el pasado mes de abril se aprobó lo siguiente:

“Las cantidades que se deriven de derechos objeto de un proceso de reparto a partir de 2013 y no identificados, una vez transcurrido el plazo de cinco años previsto en el Artículo 81, serán objeto de reparto, una vez detraído el descuento aprobado por la Junta Directiva.

La Junta Directiva podrá acordar que las cantidades repartidas en años anteriores a 2013 y no identificadas puedan destinarse al mismo fin a partir del ejercicio 2015.” (Disposición Transitoria Decimoquinta).

Es decir que no puede haber repartos extraordinarios hasta el 2015 y esto sólo es posible si lo aprueba la Junta.

Por otro lado la caída en la recaudación unida a la identificación realizada por los trabajadores de Sgae de obras sin identificar (75 millones de euros) había reducido el dinero de dicho fondo a sólo tres millones y medio de euros. Unas migajas inaceptables, cuyo destino además debía destinarse a la Fundación Sgae y a ayudas asistenciales.

3.- Buscando una solución

Hay que buscar dinero como sea y en ese sentido los Estatutos y el Reglamento de Sgae son una maravilla, ya que su ambigüedad permite que el Consejo haga lo que le plazca.

Así nos encontramos con que el Artículo 81, donde se enumera la procedencia de los recursos económicos de Sgae, señala que entre ellos están “los derechos que han sido objeto de un proceso de reparto y no han sido identificados sus derechohabientes o cuyo pago no haya podido efectuarse por cualquier otro motivo, transcurridos cinco años desde su reparto sin que hayan sido reclamados por sus titulares.”

Es decir que el Consejo de Dirección puede destinar esas cantidades a incrementar los ingresos de Sgae y de ahí a incrementar el reparto. Ya tenemos tres millones y medio, pero necesitamos más.

Y se encontró en el Fondo de Audiovisuales. Este fondo se genera por la diferencia entre los derechos recaudados por la emisión de producciones extranjeras y lo que se paga a las majors internacionales por su utilización. Con estas compañías hay un acuerdo por el que se les paga un fijo independientemente de lo que recaude Sgae.

Como últimamente las cuentas nos son favorables, ¡ya tenemos el dinero! ¿Lo tenemos? No, la Dirección económica recuerda al Consejo que ese dinero debe pasar a formar parte del fondo de provisiones por lo que pueda ocurrir. La recaudación de Sgae baja en mayor medida que en la que disminuye la deuda que generó Arteria.

Pero el Consejo hace caso omiso y aprueba destinar catorce millones de euros del Fondo de Audiovisuales a un aumento de reparto, lo que unido a los tres y medio del Fondo de Inidentificable, nos da la ya más bonita cifra de diecisiete millones y medio.

Habemus Aguinaldo.

4.-¿Cómo lo repartimos?

Un nuevo dilema. Hay que tomar una decisión de manera urgente para poder llegar a tiempo al reparto. El Consejo acuerda repartir esa cantidad de la siguiente manera. Cada socio recibirá el mismo porcentaje de esos 17’5 millones que el equivalente a lo que recibió en el total repartido a lo largo del año 2008. Para que nos entendamos, si un socio percibió el 0’8% del total repartido en 2008 (337.842.000 euros), percibirá el 0’8% de esos 17’5 millones. O lo que es lo mismo, haciendo la operación a la inversa, cada socio recibirá un incremento en la liquidación de diciembre de 2013 equivalente al 5’18% de lo que recibió a lo largo del 2008.

Un método sencillo y que se puede aplicar a tiempo. En principio parece una gran noticia para todos los socios. Si es así ¿Por qué no se ha comunicado?

5.-¿A quién beneficia?

En primer lugar a los editores, que se llevaran aproximadamente la mitad del dinero. Bien es cierto que ellos reclaman que al menos un 40% del no identificado pertenece al catálogo internacional y ése es suyo, pero podemos asegurar que si ese porcentaje va a los editores, los autores de esas obras no verán un duro. Además se supone que parte de su trabajo, por el que se llevan esos altos porcentajes, es identificar las obras que gestionan. O sea que les pagamos por desempeñar mal su labor.

En segundo lugar a los socios que más cobraron en 2008, entre los que están gran parte de los que participaron en La Rueda de las televisiones y en los registros fraudulentos y, curiosamente, a algunos miembros de la Junta relacionados con productoras televisivas. Los grandes beneficiados son socios cuyas obras están perfectamente identificadas y, tratándose de un fondo de no identificados, esto resulta cuanto menos curioso.

6.-¿A quién perjudica?

A todos los autores que tienen obras sin identificar, ya que no se aplica ninguna medida correctora para paliar ese fallo. A los autores de larga trayectoria que son los que alimentan el repertorio histórico de la Sgae. A los nuevos creadores y en definitiva a la mayoría del colectivo autoral.

7.-Conclusiones

Si se trata de un reparto extraordinario del repertorio inidentificable no debería ir al repertorio identificado. Si por otro lado es un incremento del reparto de 2013, no debería repartirse según los baremos de 2008.

A nosotros nos parece bien que el fondo de obras sin identificar se reparta entre los socios, pero estas no son maneras de hacerlo.

Otras entidades de gestión tienen en cuenta una serie de baremos compensadores como son la antigüedad del socio, el número de obras registradas, el volumen total de recaudación, etc., que en el reparto que va a realizar Sgae se ignoran por completo.

Confiamos y deseamos que en futuros repartos extraordinarios se utilice un sistema más justo y equitativo que beneficie a todo el colectivo autoral. Si se mantiene el sistema utilizado este año, debemos decir ¿Aguinaldo? Así no, gracias.

Puedes adherirte enviando tu nombre y apellidos a este correo electrónico: adhesion@coalicionautoral.org
Para solventar cualquier duda que tengas, así como para realizar la aportación que consideres conveniente, no dudes en ponerte en contacto con nosotros escribiéndonos a este correo electrónico:info@coalicionautoral.org

Coalición Autoral

13 de Noviembre de 2013

Volver arriba