Inicio / CAPÍTULO III: Política vs $

CAPÍTULO III: Política vs $


Capítulo III: Política vs $

Cuando desde CoA tratamos de hacer entender a muchos de nuestros amigos y compañeros autores cuáles son los problemas actuales de nuestra entidad, topamos con la dificultad de explicar que las cosas ya no son como en la época de Teddy ni como en los principios de esta nueva etapa, en los que el gran debate se centraba en asuntos políticos y estratégicos, como los teatros de Arteria , el presidencialismo, unas elecciones más democráticas o temas como el deterioro de la imagen pública de la entidad y su recuperación. El problema actual se centra, no sabemos si agraciada o desgraciadamente, en algo tan simple y antiguo como el dinero ($)….en realidad, el dinero que como punta del hilo del problema, está condicionando que todas las actuaciones de SGAE, deriven hacia unas consecuencias desastrosas para el colectivo autoral.

   Cambiar este “chip mental” cuesta un poquito; es como un “click”, que cuando se produce, te hace entender todo de una forma global: de pronto todas las piezas del puzzle encajan, y éste cobra sentido. Este hecho es fundamental para poder abordar y entender la actual situación. Si no se produce, las personas siguen ancladas a elucubraciones y espejismos, que dada su lejanía de la actual realidad, les lleva a conclusiones erróneas.

   ¿Porqué este “problema monetario” tiene tan nefastas consecuencias sobre la dirección del timón SGAE?

   En un entorno de “juego limpio”, el dinero no tendría porqué arrastrarnos a situaciones peligrosas para la subsistencia de la entidad, ya que las reglas de ese juego han sido testadas por las sociedades humanas, y a grandes rasgos, funcionan y a la larga producen riqueza para una gran mayoría.

   El problema llega con el “juego sucio”, que para su subsistencia necesita socavar y distorsionar partes de la estructura del “tablero de juego”, y a la larga demuele el sistema de sostenibilidad de cualquier empresa, sociedad y/o ente económico-­social.

   Para ganar haciendo trampas, tienes que, por ejemplo, eliminar a tus enemigos por muy válidos que éstos sean para el bien común y de la entidad, tienes que mentir para que no se vea que estás haciendo trampas, tienes que manipular los sistemas de información, gestión y dirección para que todos los pasos que dé la entidad vayan dirigidos a tu beneficio personal y no al de los que la crearon para otros fines, tienes que hacer alianzas y pactos con terceros cuyos fines son incluso opuestos a los intereses comunes, etc, etc etc. En resumen, los que juegan sucio, no solamente ganan algo que no es suyo, sino que entorpecen el buen funcionamiento de los asuntos de los demás y hacen que el colectivo pierda valores, ya sean económicos o sociales que son de su legítima propiedad.

   Un claro ejemplo de esto, haciendo referencia a los integrantes de “la Rueda” con sus macro beneficios, es que, dado que el dinero que entra en SGAE es el que es y no es infinito, si va a sus bolsillos es que no va al de los que realmente lo merecerían en un entorno de “juego limpio”, que para colmo ven impasibles cómo se deteriora el sistema de productividad y funcionamiento del personal de SGAE,- (despidos “arbitrarios”, abandonos y falta de motivación en el personal técnico SGAE, repartos “dudosos”, etc,etc).

   Para acabar esta reflexión, citaremos también una de las cuestiones que nos han hecho llegar algunas personas al hilo de este tema: si estos elementos que conforman “La Rueda”,­(en torno a 15 personas)­, han logrado recaudar en estos 5 últimos años una suma que ronda los 50 millones de Euros, ¿porqué no se van ya con su dinero a las Bahamas y nos dejan en paz? La única respuesta es tan antigua como el dinero: la AVARICIA, uno de los siete pecados capitales, tan en boga de nuevo en los últimos tiempos

   **En el siguiente capítulo ahondaremos en el asunto de las “franjas horarias televisivas” y sus tarifas, para tratar de arrojar más luz sobre  su incidencia en el corpus autoral.**

Volver arriba