Inicio / Los sueldos disparatados de la SGAE

Los sueldos disparatados de la SGAE

Los sueldos disparatados de la SGAE: José Luis Acosta cobra 183.437 euros

El Confidencial’ accede a los documentos que recogen las retribuciones de los dos últimos presidentes de la SGAE y los abultados gastos de sus viajes

Leer más:  Noticia – Los sueldos disparatados de la SGAE: José Luis Acosta cobra 183.437 euros – Cultura  http://bit.ly/1AtWeDY

primera-reunion-de-la-nueva-junta-directiva-de-la-sgae

Si las dietas de la cúpula de la SGAE generan un culebrón en forma de capítulos mensuales, no menos discutidos son los salarios de los presidentes. Quién cobra más que quién y cómo hacerlo con una sociedad deficitaria, inmersa en la Operación Saga y con necesidad de ajustar sus cuentas y mostrarse transparente. Las actas de 2012 y 2013 a las que ha tenido acceso El Confidencial recogen las retribuciones de los dos últimos presidentes de la SGAE: Antón Reixa y José Luis Acosta. Y sus polémicas.

Eduardo Teddy Bautista cobraba 250.000 euros anuales, como él mismo afirmó en enero de 2011 antes del Caso Saga, y ahora se embolsa una pensión de 23.000 euros mensuales (que fue revocada por Reixa y la justicia le ha restituido).

Reixa, por su parte, cobraba 72.000 euros más dietas, más el alquiler de una vivienda que costaba entre 1.500 y 2.000 euros mensuales, como aprobó el Comité de Dirección de mayo de 2012. Finalmente ganó 195.061 euros por los siete meses y medio de 2012 y los seis meses y medio de 2013 que ejerció como presidente, recoge el acta de la Junta Directiva de octubre de 2013. Tras estos 15 meses en el cargo -la mala situación financiera de la SGAE y tras perder sus apoyos por querer poner coto a la llamada rueda de las televisiones- José Luis Acosta asumió la presidencia.

Sin embargo, aunque las cuantías percibidas por Reixa se ponen en claro ante la junta tras su destitución, siguen doliendo sus gastos. José Miguel Fernández Sastrón expresa el malestar de varios miembros de los órganos ejecutivos de la entidad por los abultados gastos de sus viajes. “La sociedad se va a ahorrar mucho ya que no habrá que añadir a esa cifra [hablan de 100.000 euros de salario] la manifiesta generosidad que mostró el señor Reixa en sus viajes por el extranjero, viajes en los que sus gastos superaban en mucho lo que la Junta conocía. En cualquier caso, le informa de que se ha solicitado una auditoría interna de los gastos del señor Reixa en su etapa de presidente”, recoge el acta.

anton-reixa-se-cala-la-boina-como-nuevo-gestor-de-la-sgae

Antón Reixa, junto a Massiel, se cala la boina como nuevo gestor de la SGAE. (EFE)

Es 17 de septiembre de 2013. Se debate el punto 3 del orden del día de la Junta Directiva: Contrato del presidente, José Luis Acosta. La principal diferencia respecto a su antecesor, explicó entonces el director económico-financiero, es que iba a cobrar un sueldo fijo y sin dietas. Propone que sean 224.200 euros anuales (134.436,10 fijo y 40.763 euros en variable), un euro más del salario de la directora general, en forma de contrato mercantil.

“Parece evidente que no cuenta con la preparación, ni con los conocimientos jurídicos que serían deseables, que se ha comprometido a adquirir en el ejercicio de su cargo”, afirma Enric Gomà para, después, plantear un salario similar al de Reixa. Otros miembros de la junta proponen un sueldo de 180.000 euros.

Acosta explica que “únicamente solicitó [al Grupo de Trabajo Permanente] que el sueldo fuera digno, similar al que maneja habitualmente y que fuera una cantidad fija, sin variables. Su propuesta concreta fue la de 6.000-6.500 euros mensuales, teniendo en consideración también la cuestión impositiva”. Tras discutir sobre si se debía hacer cargo la sociedad de la contribución a la Seguridad Social, el propio Acosta dice que prefiere hacerlo el mismo, se plantean cuatro posibles sueldos y se fijan 183.437 euros de salario fijo por 23 votos a favor.

La votación finaliza con Manuel Aguilar pidiendo “encarecidamente” a la Junta “lealtad y no toxicidad en los medios de comunicación sobre todas las cuestiones, pero sobre todo en decisiones como la que se acaba de tomar, que no da lugar a interpretaciones” o deberá proponer una investigación.

Volver arriba