Inicio / NO SEREMOS CÓMPLICES

NO SEREMOS CÓMPLICES

NO SEREMOS COMPLICES

(Reflexiones ante la Asamblea General de SGAE)

 

El lunes 9 de junio comienzan las Preasambleas Territoriales de Sgae previas a la Asamblea General del 26 de Junio en Madrid.

La convocatoria enviada a los socios con derecho a voto incluye un escueto y ambiguo orden del día, sin facilitar ni los informes de cuentas y gestión ni cuales son las propuestas de reforma de estatutos, para que los socios puedan analizarlas previamente a la Asamblea.

Los tres primeros puntos del Orden del Día guardan una estrecha relación que pasamos a explicar:

1.-  Sobre las Propuestas de reforma de los Estatutos

Se proponen a debate y votación y en sólo paquete, una serie de modificaciones estatutarias. En su mayoría están referidas a detalles semánticos y gramaticales, profusamente comentados, que consideramos de poca relevancia para la actividad de la SGAE, pero que sirven para ocultar otras reformas transcendentales y de graves consecuencias. Estas, sin explicación alguna.

La primera – ANEXO C- afecta al Artículo 63 de los estatutos eliminando cualquier referencia al número de mandatos consecutivos, abriendo la posibilidad de que los miembros de la Junta puedan presentarse eternamente a unas elecciones, sin límite alguno de mandatos consecutivos (ahora son dos). Pretenden perpetuarse en el cargo argumentando que cuanto más tiempo permanezcan en el mismo, mejor preparados estarán.

El ANEXO A incluye una modificación en el Artículo 65, estableciendo que a partir de ahora la Junta establecerá las cantidades que ellos mismo percibirán por asistir a las sesiones del Consejo, la Junta, Comisiones, Comités, Grupos de trabajo o cualquier otra reunión que decidan celebrar. Argumentan que este sistema supondrá una gran ventaja fiscal para la entidad y reconocen implícitamente que durante estos dos años han estado cobrando en “B” o dinero negro.

Aún más grave es la propuesta, igualmente camuflada, que sepropone en el ANEXO D, artículo 64ª, punto g, donde se propone aprobar  los repartos extraordinarios por decisión del Consejo de Dirección, como el efectuado en Diciembre de 2013, añadiendo una disposición final en dicho Anexo, donde se señala que lo dispuesto en dicho artículo será de aplicación a partir del 1 de enero de 2013. Los estatutos aprobados en 2012 y la Asamblea General de 2013 expresan que NO se podrán hacer repartos extraordinarios de fondos procedentes de Pendiente de Identificación hasta 2015, porque deberían pasar a asistencia social y Fundación Sgae. Sin embargo el Consejo de Dirección aprobó un reparto extraordinario en diciembre de 2013, desoyendo a asesores, contraviniendo los estatutos y ninguneando la legítima voluntad de la Asamblea de socios. La aprobación de esta propuesta permitiría  legalizar la situación con efecto retroactivo,  haciéndonos  cómplices de semejante despropósito.

Si esto llegase a aprobarse no habría que descartar su impugnación por vía judicial al tratarse de un acuerdo contrario a la ley.

  2.- Sobre la Ratificación del nombramiento del Auditor.

No podemos ratificar a un auditor que ante una ilegalidad de las cuentas propone un cambio de Estatutos, con carácter retroactivo, para legalizarlas.

3.- Sobre el Examen y aprobación de las Cuentas Anuales y la Gestión.

No se puede entender, sino es de modo perversamente interesado, incluir en el mismo punto la aprobación de las cuentas y de la gestión del actual órgano de gobierno de SGAE. Entendemos que metiendo miedo con lo que podría pasar si no se aprobasen las cuentas, los socios aprobemos también la gestión. No podemos aprobar unas cuentas con las irregularidades que hemos explicado. No seremos cómplices de unas decisiones equivocadas, tomadas contra la opinión del colectivo autoral en Asamblea, contra los actuales estatutos, y de las que advertimos en su momento. No atendieron lo que aprobamos y ahora intentan que les arreglemos el desaguisado. Pretenden perpetuarse en sus cargos y que apoyemos lo que proponen, aunque luego no hagan caso de nuestro voto.

NO, NO SEREMOS CÓMPLICES.

Conviene saber que, según los estatutos de Sgae, cualquier socio  que no pida que conste en Acta su oposición al acuerdo alcanzado en la Asamblea, consiente la aprobación del mismo, independientemente de cual haya sido el sentido de su voto.

 

Volver arriba